Capítulo 1- Todos Están Borrachos

Mi nombre es Álvaro Bastante y estoy sobrio. Llevo ya dos meses encerrado en este pequeño hotel abandonado en Torrelles, Barcelona. Se nos está acabando la comida y apenas cabemos ya en buenas condiciones las treinta y dos personas que ocupamos las veinte habitaciones y otros tantos rincones que hemos podido acondicionar para dormir.

Todos los que estamos aquí, por ahora, aguantamos sin beber alcohol. Ahí fuera, la mayoría de la población, está completamente borracha. O eso creemos. Albergamos la esperanza de que existan otras comunidades de gente sobria como la nuestra. Pero no estamos seguros de ello.

Las noticias que nos llegan por radio, televisión e internet no son muy alentadoras. Presentadores, reporteros, concursantes, actores, actrices, entrevistadores, entrevistados, todos completamente borrachos. Las redes sociales, llenas de mensajes indescifrables en twitter de gente que no atina a escribir bien. Las imágenes colgadas en redes como Instagram o Facebook, un despropósito de gente haciendo el ridículo en una constante preocupante. El alcance de esta alcohólica pandemia parece ser mundial. Un desastre.

Hoy no tengo un buen día. Echo de menos mis rutinas, poder salir a pasear, ir a trabajar, ver un partido de fútbol, la partida con mis amigos en el bar. Estoy cansado de este encierro. Cada vez que intento salir del hotel es una pesadez. Si no se me acerca uno mostrándome su total afecto, se me acerca otro llorando para hablarme de su ex. Si no es el violento el que me viene son los modernos festivaleros los que me bailan alrededor. Cuando he avanzado apenas unos metros, tengo a unas cien personas rodeándome e invitándome a beber. Desisto de la fuga. Me tengo que volver.

¿Te ha gustado?

31 points
Upvote Downvote