La belleza oculta

Estos días he leído en varias redes sociales que la mascarilla en realidad ayuda más que perjudica en cuanto a la percepción de belleza. Es decir, que todos parecemos más guapos. Quizás sea porque entre el mentón y la boca se estropean muchos rostros, o lo más probable es que nuestro cerebro redondee lo que vemos y lo mejore, como en una especie de filtro que incorporamos automáticamente.

Recuerdo que una vez destrocé el retrovisor izquierdo y cuando conducía hacia el taller y en un acto reflejo miraba hacia dónde ya no había nada, mi cerebro mandaba una orden muy peligrosa y errónea «tranquilo, no hay nada que ver, puedes girar». Me asustó darme cuenta y me obligué a no mirar más.

Por otro lado, con las mascarillas debe ocurrir ahora algo parecido a cuando te enamoras y completas las casillas de información que te faltan sobre la vida de la otra persona con cosas buenas «Seguro que es buena hermana, mejor estudiante y siempre fiel».

No obstante, las mascarillas que tan bien sientan a la imaginación y a la belleza están complicando los sistemas de reconocimiento facial (quien tenga iPhone lo sabe). En un artículo de Sergio Parra en Xataka leía que existen unas 16 expresiones faciales universales. https://www.xatakaciencia.com/psicologia/gracias-a-ia-ahora-sabemos-que-hay-16-expresiones-faciales-universales

No seré yo quien lo ponga en duda, pero no he podido evitar recordar que algunos prestigiosos actores quizás no necesiten tantas. (fuente sopitas.fm)

¿Te ha gustado?

42 points
Upvote Downvote