Las noticias vuelan

Estaba desayunando hace unos días en un bar de Caballito, barrio porteño en el que paso mis días en Buenos Aires, cuando una noticia en Twitter me sobresaltó.

La explosión tuvo lugar en una calle que suelo frecuentar mucho, no solo porque a escasos metros de donde tuvo lugar el accidente en la sala Shoko, presentamos mi último disco «La guerra del sexo» sino porque ahí cerca vive mi amigo Luis Ramiro . A él fue a quién escribí enseguida para preguntarle.

«Justo ahora estaba mirando por la ventana porque he escuchado un sonido muy gordo y he pensado que era un trueno»

Respuesta de Luis a mi foto de Twitter alertando de la explosión.

Acto seguido, compartí la misma foto con el grupo de WhatsApp de mis antiguos vecinos de Madrid, ellos al vivir al norte de la capital no habían escuchado la explosión, y la mayoría se enteró por mí.

En esta época en la que todo está tan globalizado las noticias no es que vuelen es que se tele transportan. No te das cuenta y ya está en tu móvil la información.

Todos tenemos un amigo que es el primero en informarnos de algo, el mío es Zambayonny , compañero cantautor con el que estamos a punto de sacar un disco compartido y que está publicando justo en esta página una novela por entregas llamada Los Drépanos

Zamba me avisó de la muerte de Maradona cuando solo un medio lo anunciaba y el resto aún no se atrevía.

Charla con Zamba justo cuando Dios murió

En esta era en la que compartir información es tan sencillo y la inmediatez es ya cotidiana no deja de asombrarme que me entere yo antes de una epxlosión en el otro lado del mundo que un amigo que la ha escuchado desde su salón.

Quizás sea porque en mi infancia leí esta maravilla de la literatura juvenil, en la que aprendí que hacer llegar información podía ser una aventura sin parangón.

Miguel Strogoff es una fantástica novela de Julio Verne que cuenta la historia de un mensajero del Zar de Rusia.

¿Te ha gustado?

37 points
Upvote Downvote