LOS DRÉPANOS: CAPÍTULO 16

POTUS

El flamante presidente de los Estados Unidos, antes de jurar en su nuevo cargo, fue trasladado en helicóptero hasta el Pentágono para que le informaran lo que estaba ocurriendo en realidad. Toda la típica ceremonia simbólica de la entrega del maletín nuclear con los códigos secretos de lanzamiento que se suele producir entre el Presidente saliente y el entrante, fue sustituida por una apurada reunión de emergencia que incluyó al Secretario de Estado, a todos los miembros del Gabinete, a varios integrantes de la Cámara de Representantes, al director de la CIA y a las más altas cúpulas militares. Precisamente esta última rama estaba encabezada por el General Harry Sanders, que pese al recelo que le tenía al nuevo primer mandatario, lo recibió con honores y le explicó sintéticamente el dramático escenario por el que estaba atravesando el país y el mundo. Lo hizo rápido y sin inmutarse como quien sabe dar malas noticias:

  • Señor Presidente, los telescopios espaciales esta semana han detectado que alrededor de 10.000 naves extraterrestres se aproximan a la Tierra a la velocidad de la luz y según los cálculos de los especialistas estarían arribando a nuestra atmósfera en 4 días. Por ese motivo se conformó un Comité de Crisis que concurrió a la Isla de San Salvador para reunirse con el único científico especializado en civilizaciones alienígenas. En ese contexto los integrantes de dicha reunión fueron sorprendidos por un huracán que arrasó la isla provocando la desaparición del expresidente de los EEUU. Todo esto lo viví en primera persona porque me tocó ser parte de ese Comité y por lo tanto me pongo a su entera disposición para colaborar con la investigación y con el esclarecimiento de los hechos.

Rulfo di Tomasso lo escuchaba azorado sin dar crédito a lo que oía. Estaba inmóvil, seco, como si cada palabra lo fuera petrificando cada vez más. Recién cuando Sanders acabó de resumir la realidad se produjo un silencio tan largo e incómodo que alguien tuvo que toser para que volvieran en sí. El General retomó la palabra:

  • Creemos que la mejor decisión por el momento es mantener en secreto esta situación para no generar pánico en la población. Eso nos va a permitir ganar tiempo hasta tener un panorama más claro y así poder definir una estrategia conjunta con las demás potencias del mundo tal cual fue lo acordado por todos.

Fue entonces cuando Rulfo sonrió. No hizo ninguna pregunta y sonrió. Acto seguido le agradeció a Harry por su honestidad y por su consejo, lo saludó con la venia y pidió ser trasladado nuevamente hasta el salón Oval de la Casa Blanca donde los edecanes preparaban el traspaso de poder.

Mientras tanto la prensa intuía que algo grave estaba ocurriendo con el Presidente ya que no se le veía realizando su rutina habitual desde hacía unas cuantas horas y desde su entorno no se emitía ninguna explicación. Los rumores iban en aumento y por eso cuando se anunció que el vicepresidente Rulfo di Tomasso había convocado a una cadena nacional de urgencia para las 20 hs se temió lo peor.

Siempre que se teme lo peor, es peor.

Exactamente a la hora anunciada todas las pantallas de los EEUU mostraron al vice con gesto adusto subiendo al estrado presidencial para tomar la palabra con profunda solemnidad y emoción:

  • Queridos ciudadanos del pueblo norteamericano, hoy Dios me ha concedido la dolorosa tarea de informarles que el Presidente de los Estados Unidos, mi querido amigo y compañero Marvin J. Bronson, ha muerto – de inmediato un trágico estupor recorrió la espina dorsal de todo un país que no comprendía lo que estaba ocurriendo – a partir de este momento, y como marca la Constitución, tengo el honor, el orgullo y la enorme responsabilidad de ocupar su cargo al mando de los Estados Unidos de América – en ese instante la Cadena Nacional ya se había convertido en Cadena Mundial porque los medios de todo el planeta en absoluto estado de shock habían comenzado a cubrir el inesperado discurso – las circunstancias de su muerte están relacionadas indirectamente con la comprobación de un hecho terrible que desde hace algunos días se encuentra sobrevolando la opinión pública… Es por eso que también me toca confirmar la noticia más terrible de la historia de la humanidad – Rulfo di Tomasso respiró profundo, apretó los labios hasta dejarlos blancos y con la voz quebrada desató el caos – señoras y señores, en cuatro días seremos invadidos por extraterrestres. Gracias a todos por su atención, no voy a responder preguntas.

¿Te ha gustado?

67 points
Upvote Downvote

4 comentarios