LOS DRÉPANOS: CAPÍTULO 28

LO QUE NATURA NO DA

¿Qué es lo que lleva a un hombre a buscar a su primera novia? Los psicólogos, los borrachos y los fantasmas no se ponen de acuerdo.

Algunos sostienen que en realidad se está buscando a sí mismo, a ése que fue hace tantos años y no a ella.

Otros creen que la búsqueda tiene más que ver con la pastilla azul de la Matrix, la que no se tomó, la que siempre le dejó flotando la pregunta de cómo hubiera sido su vida con aquella mujer perdida.

Finalmente están los que simplemente le atribuyen esa búsqueda a la persistencia del amor, al único amor inocente y puro, que es el primero.

El Cheba y Alba habían sido novios cuando ambos tenían 17 años. Fue una relación intensa, romántica, primera en todo y llena de promesas. Durante un año y medio creyeron que la pareja duraría para siempre, y sin embargo, un domingo a la noche, sin mucho para explicar, se terminó.

Se terminó como todas las cosas que empiezan.

A partir de entonces sus vidas se alejaron en direcciones exactamente opuestas y no volvieron a cruzarse.

Mientras el Cheba se introducía en el turbio sendero de la delincuencia barrial, Alba estudiaba Ciencias Políticas en la Universidad de Salamanca.

Mientras el Cheba año tras año escalaba en la resbaladiza pirámide del crimen logrando golpes cada vez más rentables, Alba acababa su carrera en tiempo récord y con un promedio altísimo.

Mientras el Cheba y su banda eran acorralados por la policía, Alba obtenía un magnífico empleo en la sección recursos humanos de una gigantesca empresa multinacional de tecnología y desarrollo.

Mientras el Cheba huía apresuradamente de Madrid en plena madrugada y con lo puesto, Alba se instalaba en un piso hermoso de la misma ciudad con vista abierta al Parque del Retiro.

Mientras el Cheba conseguía trabajo como empleado de limpieza en el Observatorio Espacial de Tenerife, Alba ganaba prestigiosos premios internacionales por sus proyectos sobre ciencias aplicadas a la sociedad.

Mientras el Cheba asaltaba turistas de noche con una escopeta, Alba era ascendida al Directorio Regional de la Empresa con un sueldo de 12 mil euros.

Mientras el Cheba vivía con su esposa, sus hijos y su suegra en una casa pequeña de la isla, Alba se casaba con un empresario millonario y se iba de Luna de miel justamente a las playas de Tenerife muy cerca de donde vivía el Cheba, sin embargo, por más que aquella semana estuvieron apenas a 200 metros de distancia, nunca lo supieron.

En la teoría de la probabilidad cada vez que nos encontramos con un conocido por la calle es porque cien veces pasamos a una cuadra y no nos vimos.

Lo mismo con el amor.

¿Te ha gustado?

39 points
Upvote Downvote

6 comentarios

Leave a Reply
  1. Venía 4 capítulos abajo. Hoy me puse al día. Me cuesta leer los martes con cansancio. Hoy disfruté tu lectura, Zamba querido. Valoro mucho tu trabajo de escritor. Sos casi un orfebre de las palabras, zanjando intertextualidad por doquier. Me divierte mucho corroborar datos exactos en tus narraciones. Hoy la tenemos mucho más fácil, googleando o con Wikipedia.

    Gracias Zamba. Un placer leerte, siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *