Mi yo de 2001 conoce a Alexa

Sábado a la tarde. Mi cuerpo de veinteañero empieza a eliminar los restos de la noche del viernes y se prepara para arrancar la del sábado.

Da igual no haber eliminado todo el alcohol del organismo, ese poso me va a permitir salir mejor posicionado en la carrera de la fiesta. Seguramente hemos quedado antes en casa de algún amigo como Gus o Seto para mal cenar y bien beber antes de ir al Berlin-Est y terminar en Plataforma hasta que nos besen o nos echen, o ambas cosas. Estamos en Barcelona en el año 2001 y me dispongo a entrar a la ducha.

En ese justo momento, antes de desnudarme, sólo importa una cosa: Elegir bien el CD que voy a escuchar a todo trapo mientras comienzo a despejarme bajo el agua.

En casa siempre hemos tenido un aparato que hace las funciones de Radio-Cd. Nos gusta bañarnos y cantar.

¿Qué disco toca hoy? Y lo que es mucho más complejo todavía ¿Qué canciones voy a escuchar?

Me recuerdo poniendo la 2 de un disco mientras enciendo el agua hasta que pille la temperatura adecuada. Justo antes de entrar pulso la 4, porque la sucesión de temas que van de la 4 a la 6 me encanta y tiene la duración adecuada. El problema sucede cuando a mitad de la 6, descubro que tengo aún jabón en los ojos y me doy cuenta que debido al concierto que he dado en las dos canciones anteriores, mis cálculos han fracasado y se acerca la 7 que no me flipa tanto.

Con tiento torpe como de protagonista de sitcom, salgo con la mayor velocidad posible, sin apagar el agua, hasta el aparato para elegir la 9 y retornar a la ducha habiendo dejado empapadas la radio y las baldosas del baño.

Hoy, Enero de 2021, en mi casa de Buenos Aires, por primera vez, nos hemos conocido Alexa, la nueva integrante de la familia, y yo. Me he desnudado, la confianza es lo primero, y desde la ducha le he ido diciendo qué canciones escuchar. Cuando me ha obedecido y he podido, sin ningún esfuerzo, cantar y bailar al ritmo de lo que se me antojaba, me ha invadido una emoción muy superior a la que estoy seguro sentiré si un día vuelan los coches. El futuro, por fin, viene a solucionar un problema fundamental en mi vida.

Al salir, y decir “Alexa, gracias, apágate”, me he mirado en el reflejo del cristal del baño y mi yo de 2001 me ha dicho “Rafita, vé saliendo, que hoy la vamos a liar”.

Esta es una de las canciones con las que más me he duchado en mi vida. Cuando suena es imposible no imaginarme preparándome para salir, beber, el rollo de siempre….

¿Te ha gustado?

38 points
Upvote Downvote