Seguridad Vial

Finalmente, el 15 de febrero de 2087 quedó aprobada en el Parlamento la Ley por la cual quedaba sin efecto la Ley de Seguridad Vial. Con ella, desaparecían todas las normas de circulación así como señales, radares, semáforos, pasos para peatones y demás indicadores.

“Desaparecieron las normas de circulación”

Había sido una larga lucha de décadas, una reivindicación sin pausa por parte de un gran sector de la población. Finalmente las firmas habían llegado a su destino y la petición era ya una realidad.

Evidentemente, las Autoescuelas se habían opuesto desde el principio. Así como las aseguradoras. Ambos gremios, eran los grandes damnificados. Las aseguradoras no se atrevían a asegurar nada. Las Autoescuelas no podían enseñar a nadie. En cambio, los mecánicos, se frotaban las manos y ampliaban sus negocios. Iban a fabricar ellos mismos las piezas para no tener que traerlas de Alemania.

“Los mecánicos se frotaban las manos”

De repente, salir a la calle se convirtió en algo inquietante. Coches a toda velocidad, accidentes por todas partes, gente totalmente ebria y colocada al volante, peatones fallecidos en la calzada.

Pero ni una multa. Se acabó aquello de que el Estado buscara llenar sus arcas a costa de los ciudadanos. Ellos tienen unas cuotas que cubrir, los agentes, por eso nos multan. Por eso existen las penas.

“Se acabaron las multas”

La semana pasada asistí a un curso de sensibilización vial. Después de 24 horas de curso me fui con la sensación de que la mayoría de la gente que estaba allí por haber cometido un delito contra la Seguridad Vial, volvería a hacerlo. Porque en ningún momento los asistentes al curso asumieron su culpa. La culpa era del Estado, de los radares, de los controles, de las señales, …Así que pensé ¿Y si las quitamos todas? Nos mataríamos por supuesto. Unos a otros. Pero no pasa nada, cuando uno se muere, la culpa es de la muerte, que también tiene que cumplir una cuota.

¿Te ha gustado?

28 points
Upvote Downvote